domingo, 12 de septiembre de 2010

Pintura y escultura románicas

Tanto pintura como escultura fueron lenguajes complementarios de la arquitectura. Por medio de ellos se cumplían dos funciones: decorar e instruir, una estética y otra didáctica. En un mundo plagado de analfabetos, la imagen cumple un rol narrativo básico: es la manera como se transmiten las enseñanzas de la iglesia. A través de un programa iconográfico de fuerte simbolismo y de rápida comprensión por parte de los destinatarios de estas imágenes, la religión se servía de las posibilidades de adoctrinamiento visual que significaban pintura y escultura.


La escultura románica se subordina absolutamente a la arquitectura. El relieve es dominante, aunque también encontramos escultura exenta. Las figuras son hieráticas y predomina la geometrización y la frontalidad, carecen de perspectiva y los relieves suelen estar policromados. La representación se adapta a la superficie a cubrir (las figuras se pliegan o tuercen, se estiran o reducen según el espacio arquitectónico) y se concentra principalmente en capiteles y fachadas. No es naturalista, ya que como dijimos prima el simbolismo, pero es de fácil comprensión, indicando a los fieles cuál es el camino a seguir para lograr la salvación.
Los tímpanos de los pórticos de las iglesias, repiten con frecuencia la figura del Pantocrátor (Dios todopoderoso, o Cristo Juez) y/o escenas del Juicio Final, recibiendo a los visitantes con un recordatorio de la vuelta de Cristo a la tierra y del juicio que realizará a vivos y muertos.

La pintura, ya sea mural o sobre tabla, se concentra alrededor del altar, lugar central de la iglesia, fundamentalmente en el ábside. Al igual que la escultura, cumple la función de instruir y exaltar la piedad de los fieles. El naturalismo es abandonado ya que lo que se representa es la vida espiritual y no la terrenal. No hay profundidad ni volumen. Los colores son planos, las líneas delimitan superficies bien definidas y las figuras aparecen estáticas sobre fondos neutros.
Otras características de la representación:
• Generalmente se persigue la simetría en la composición.
• Sólo representan enteras a las figuras que aparecen en primer término y el tamaño depende de la jerarquía.
• En la representación hay un proceso de deshumanización: el hombre ya no es la medida de todas las cosas, ni tiene un significado individual.
• Su representación es colectiva: pertenece a una comunidad que glorifica a Dios.
• Se abandonaron los ideales clásicos de armonía, proporción y belleza.

4 comentarios:

  1. ¿Que tal Mónica? Encantado de volver a saludarte. Mi verano ha sido bastante relajado y fructífero. Veo que has renovado el blog y nos dejas unas entradas buenísimas sobre un estilo, el Románico, que me encanta. Seguiremos en contacto. Un fuerte abrazo desde el sur de Europa.

    ResponderEliminar
  2. Hola Monica, soy una estudiante de segundo de la eso y tu pagina me a sido de gran ayuda para poder realizar un trabajo de sociales.
    Muchisimas gracias.

    ResponderEliminar
  3. creo que el anonimo es manuel santos ;)

    Gracias monica me sirvio :)

    ResponderEliminar