domingo, 21 de marzo de 2010

Le Corbusier en la Fundación Atchugarry

Está llegando a su fin la exposición que sobre parte de la obra del polifacético arquitecto Le Corbusier ofreció este verano la Fundación Atchugarry (Ruta 104, Km 4500, Maldonado, Uruguay). En las cercanías de la zona de Manantiales, Punta del Este, se emplaza la fundación del escultor Pablo Atchugarry, tal vez el más reconocido a nivel internacional de los artistas plásticos uruguayos contemporáneos. En un entorno verde privilegiado, Atchugarry montó un complejo que incluye 3 Salas de Exposiciones, Auditorio, Taller y Parque de Esculturas. En este último, además de creaciones suyas, se encuentran piezas de escultores uruguayos e italianos, entre las que se destacan las de Octavio Podestá, Enrique Broglia, Miguel Battegazzore y Adela Neffa, entre otros(En una futura entrada nos ocuparemos en particular de este Parque de Esculturas).
La intención de la Fundación es la de oficiar como un lugar de encuentro para artistas y público, reunidos en torno a la pintura, la escultura, la literatura, la música, la danza y todas las demás artes. Para ello, se llevan adelante desde 2007 variadas actividades, entre las que se encuentran muestras como la que se programó en este verano del 2010: Le Corbusier, el artista. 2 de enero al 25 de marzo de 2010, 120 obras incluyendo óleos, esculturas, tapices, litografías, grabados, mobiliario y dibujos.
La exposición es un esfuerzo conjunto entre la Fundación y la Colección Heidi Weber, la que se encuentra en Zurich y se exhibe, en parte, en el museo que el propio Le Corbusier diseñó para este fin y que constituye su última obra y una excepcional síntesis de sus propuestas estéticas.




Bottles. 1960. Litografía 68 x 87,5 cm



A 80 años de la visita de Le Corbusier a Uruguay (1929), la Fundación Atchugarry y el Heide Weber Museum nos proponen repasar su trabajo en diferentes disciplinas: pintura, dibujo, escultura, diseño, urbanismo, y atisbar así la potencialidad creativa del artista, reconocido fundamentalmente por su labor arquitectónica. Esta exposición es la primera de su clase en América del Sur (parte de las obras fueron expuestas antes en el museo Reina Sofía de Madrid), y según Heide Weber, su realización en Uruguay fue impulsada a partir de las notas que Le Corbusier escribió en 1929 sobre su visita al país: “Una naturaleza admirable, el verde se mezcla a la edificación hasta en el corazón de la misma ciudad, el mar la rodea y le presta horizontes abiertos”.
La muestra integró también música, films, conferencias, seminarios y talleres, a los efectos de reflexionar sobre la influencia de Le Corbusier en nuestro país y en la creación arquitectónica contemporánea.
Le Corbusier (Charles-Edouard Jeanneret, 1887-1965) fue sin duda el arquitecto más influyente del siglo XX. Además de ser el creador de la “arquitectura moderna”, fue un incansable agitador cultural. Construyó 75 edificios en doce países y diseñó 42 proyectos urbanísticos importantes. Dejó un legado de 8000 dibujos, más de 400 cuadros, 44 esculturas y 27 cartones para tapices. Escribió 34 libros, cientos de artículos y conferencias y miles de cartas.

Femme rouge et pelote verte. Óleo sobre lienzo. 1934. 130 x 97 cm


Heide Weber fue amiga de Le Corbusier, especialmente en los últimos siete años de vida del artista entre 1958 y 1965. Admiradora de su obra plástica y sus muebles, además de su más conocida faceta arquitectónica, se propuso difundir sus pinturas, esculturas, tapices. Fue ella quien le encargó en 1960 el diseño de un edificio para convertirlo en centro de artes (el ya mencionado edificio del Heide Weber Museum de Zurich). Mobiliario diseñado por Le Corbusier en 1928.

Fotos tomadas el pasado 6 de marzo de 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada