martes, 22 de enero de 2013

Marta Palau en el Palacio de Bellas Artes en México


El pasado 28 de diciembre, en ocasión del viaje que realicé a México, visité el Museo del Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México. Iba a conocer el edificio y, fundamentalmente, a ver los murales de Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, allí albergados. Pero de paso, visité una exposición temporal de una artista que yo no conocía: Marta Palau. Y viví un momento muy gratificante, primero por conocer a una artista excepcional de la que no tenía noticia (cuando me puse a indagar un poco sobre ella, me entero que expuso en Uruguay en 1999 en el MEC), y segundo por haber disfrutado de un recorrido por una obra conmovedora tanto en su propuesta plástica como ideológica.


Marta Palau, nacida en España en 1934, vive en México desde muy pequeña y es una artista plástica que se ha caracterizado por una obra escultórica marcada por el uso de materiales tales como fibras vegetales, telas, lanas, maderas, materiales que nos remiten a  la naturaleza y también a las tradiciones prehispánicas americanas, a sus imaginarios mágicos y sociales. También ha estado presente en su obra una mirada sobre la mujer y “lo femenino”, también en las costumbres y rituales de las etnias que aún hoy habitan en Baja California, así como las pinturas rupestres de sus ancestros ubicadas allí, estado al que se ligó hace más de 40 años, compartiendo su vida profesional entre Tijuana y el DF.  Pero su obra siempre ha sido encarada desde lo contemporáneo y desde las problemáticas sociales que la conmueven, y si bien los materiales y las formas de representación se inspiran en los referentes étnicos o indígenas, sus propuestas buscan sensibilizar al espectador en esos temas del presente que la inspiran. Señala Palau: “Trato de hacer obras sobre los problemas que me irritan, como las injusticias. Me irrita que vivamos en una frontera que tiene una doble barda, que a la gente que trata de ganarse la vida en Estados Unidos la traten como asesinos, con mi obra quiero hablar mucho de esos temas y seguramente el espectador los verá”. Tomado de http://siete24.mx/escenario/cultura/30347-marta-palau-expone-en-bellas-artes).
Sus esculturas apuntan a la simplificación de las formas y la relevancia de la textura. Esto último es visible sobre todo en sus tapices, donde los objetos anudados buscan escapar del muro, afirmando aún más el carácter tribal y mágico de sus obras. También ha incursionado en la pintura, sobre todo en amate, y en la cerámica.


Kachinas – 2006. “En el ceremonial hopi (grupo humano habitante de Arizona) son de capital importancia las kachinas, espíritus bondadosos de los difuntos, de los antepasados, personificados por bailarines con máscaras. Hay unas 335 kachinas diferentes, con su personalidad y sus máscaras distintas, viviendo en su propia aldea sobrenatural con sus propios jefes. Llegan a cada poblado hopi en diciembre y pasan el invierno, la primavera y parte del verano con la gente, bendiciéndola y asegurándole la lluvia para las cosechas. En julio, regresan a la aldea kachina de las montañas. Joseph Campbell, El mundo de los hopis, fragmento. (Texto en la muestra)

A finales de los ’80 se abre en su obra una etapa dedicada a sus nauallis (nombre en náhuatl que designa al hechicero o chaman pero también a una especie de doble, generalmente animal, profundamente ligado a la identidad personal) quienes, según la propia Marta Palau, “Mis Nauallis son femeninas, son hechiceras, sacerdotisas, cuidadoras y protectoras de su comunidad. Las que realizan los encantamientos y la protección contra las fuerzas externas, son las responsables de la creación del mundo. Ellas me acompañan y aconsejan. No sé cómo me tropecé con ellas, ni si en realidad yo las seleccioné o ellas se impusieron, emergiendo de memorias ancestrales; sé que me han hecho bien, pues han creado un sinfín de posibilidades apropiadas para mi trabajo. Las pequeñas agresiones de seres menores frente a mis Nauallis no proceden: mis aliadas están alertas” (citado en la muestra visitada).

Entre diciembre del 2012 y hasta marzo del 2013 se está realizando la exposición en el Museo Palacio de Bellas Artes a la que aludíamos al comienzo de la entrada, titulada “Marta Palau. Tránsitos de Naualli”. Se trata de una retrospectiva que cubre obras (esculturas e instalaciones) realizadas en los últimos 40 años y que según su curador, Jorge Reynoso, su selección no tiene que ver con técnicas o años de producción, sino que muestran las temáticas coincidentes con las líneas de pensamiento, acción y creación de la artista. Según Reynoso, “Frente a una forma materialista y depredadora de imponer una visión del mundo dictada desde la lógica del poder, Marta Palau propone a la creación artística como una alternativa que mantiene un compromiso con la realidad, al tiempo que busca restaurar y actualizar nuestras relaciones con la tierra, la memoria y los oficios de las manos y el pensamiento que reconocen en la esencia de los rituales y los mitos formas de resistencia. Palau ha encontrado en la figura de la Naualli –hechicera, vidente, curandera- una representación simbólica de este poder creativo que, desde el arte, convoca a la resistencia a partir del poder de la imaginación activa, reconciliando lo arcaico con lo presente, encontrando nuevas formas de interpretar nuestros rastros individuales y colectivos. Resultando imposible reunir una semblanza completa del dilatado trabajo de Marta Palau, proponemos una exploración por algunos de los tránsitos que esta Naualli ha recorrido: su celebración de lo femenino, su atención a los mitos de origen y migración, su recreación simbólica de los rituales de congregación, su interés por los imaginarios mágicos y proféticos, así como su voluntad de representar en el duelo funerario una demanda por las injusticias nacionales y globales. Al conjurar signos nutridos del pasado, Palau nunca abandona su atención al presente; en su arte, la actualidad encuentra una significación profunda, vital” (citado en la muestra).


Cuatro atados de trece – 2005. Esta obra hace referencia a los 52 años del ciclo temporal maya. Las 52 calaveras representan un ciclo de Muertas de Juárez. “¿Qué es lo que más queremos?: que nuestras hijas regresen a nuestra casa, después de la escuela, después del trabajo. Que vuelvan, porque esa es la angustia de cada madre en Ciudad Juárez, que ven salir a sus hijas y no saben si van a regresar ¿Por qué las niñas desde pequeñas tienen que asumir que un día van a ser asesinadas? Ellas saben que pueden morir en manos de hombres impunes en un sistema impune.  Testimonio de Marisela Ortiz, fundadora de Nuestras Hijas de Regreso a Casa. (Texto en la muestra).


Doble muro – 2006. “Una silueta humana tejida con fibras y tramas naturales se ubica en el suelo, rodeada de los dos muros simbólicos. Esta figura nos evoca las siluetas que demarcan con gis en el suelo los policías o agentes de medicina legal para establecer una huella del cadáver y su posición corporal. Tiene en su cabeza una pequeña abertura en forma de umbral. La silueta hecha en petate está inspirada en una figura del arte rupestre. Marta la retoma de las pinturas en las cuevas de Baja California y bautiza este personaje como el hombre de Baja, (establece un juego doble e irónico con el lenguaje, refiriéndose a un hombre dado de baja, es decir, asesinado, y vincula esta idea con la del hombre rupestre de Baja California). De esta manera logra aludir a un joven real muerto a manos de un policía norteamericano, en el momento de saltar el muro. Este hecho acaeció a finales del año 2005 y fue difundido ampliamente por la prensa que hizo hincapié en que el sujeto había sido asesinado con un balazo en la espalda, lo que enfatiza la cobardía del perpetrador del acto y la alevosía con la que actúan las autoridades fronterizas norteamericanas en los casos que involucran a inmigrantes ilegales. Marta Palau: la inmigración, la transgresión: la frontera (fragmento). Fernando A. Rojo Betancur. (Texto en la muestra)

Sitios web recomendados:
http://www.rupestreweb.info/artefetiche.html(La artista Marta Palau y el arte rupestre de Baja California)
http://www.martapalau.com/ (sitio oficial de la artista)

Dejo a continuación algunas fotos tomadas en la visita a la muestra el pasado 28 de diciembre


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada