domingo, 18 de abril de 2010

Caravaggio, un artista fiel a sí mismo

Material preparado en base al tomo dedicado a Caravaggio por la serie "Grandes Maestros de la Pintura" publicada por la editorial Sol90 de Barcelona, año 2006, distribuidos en nuestro país por el diario El País.


Cabeza de Medusa. 1598. Óleo sobre lienzo adherido a un escudo de madera. 60 x 55 cm. Galería degli Ufizzi, Florencia.
Michelangelo Merisi da Caravaggio ha pasado a la historia como un artista escandaloso y provocador, como un ser antisocial que acabó sus días misteriosamente. Su obra, fiel a su propia verdad, caracterizó al Barroco, una de las etapas fundamentales del arte moderno. La peripecia vital y artística de Caravaggio se desarrolló en una sociedad atravesada por la violencia y la represión ideológicas surgidas de las luchas por el poder y la hegemonía religiosa entre los estados europeos y la Iglesia. La Contrarreforma, radical respuesta de la Iglesia católica a la reforma protestante, a través del Concilio de Trento revigorizó el papel y la influencia de la Iglesia en la sociedad y le confirió las armas ideológicas para ejercer el control del pensamiento y la moral de los individuos. A través de la Inquisición creó un sistema para vigilar y castigar todo desvío doctrinal. Muchos se rebelaron contra ese estado opresivo desde sus propias individualidades. Caravaggio lo hizo desde el mismo corazón del sistema, localizado en Roma, utilizando como únicas armas su verdad y su honestidad artísticas. Con furia casi salvaje defendió la libertad de la creación artística rebelándose contra las normas ideológicas, porque tenía la firme convicción de que el arte no nacía de las reglas sino que éstas surgían del arte. De aquí que sólo confiara en su mirada para descubrir y mostrar la verdad de la naturaleza más allá de que ésta parezca fea o bella a los demás. "Este naturalismo atrevido, sin afeites, crudo -escribe Arnold Hauser-, no podía, a la larga, corresponder al gusto de sus altos clientes eclesiásticos; echaban en él de menos la "grandeza" y la "nobleza" que, en su opinión, correspondían a la esencia de una representación religiosa."
La obra y el estilo de Caravaggio violentaron continuamente el decoro artístico y social. Finalmente, su conflicto con el mundo que lo rodeaba acabó arrastrándolo al abismo. Caravaggio murió en una playa próxima a Roma y su obra quedó olvidada durante casi tres siglos. Sin embargo, en ese tiempo y desde la oscuridad, ejerció un poderoso influjo en la producción artística posterior. Zurbarán, Velázquez y Rubens, entre otros, así lo testimonian.

El siguiente video registra una cantidad importante de obras de Caravaggio, por lo que resulta una interesante galería:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada