domingo, 6 de mayo de 2012

Isamu Noguchi



Isamu Noguchi (1904-1988) fue un escultor de los más importantes del arte norteamericano del siglo XX. Destacó fundamentalmente por la experimentación con distintos materiales y por la combinación de texturas y colores, que hizo de sus esculturas una de las aportaciones más originales al arte moderno. Pero fue también un creador de jardines, mobiliario y diseños de iluminación, cerámica, arquitectura y escenografías.
Hijo de un poeta japonés y de una escritora norteamericana, nació en Los Ángeles, California, pasó su infancia en Japón para retornar luego, a partir de su adolescencia, a los Estados Unidos. Viajó por varios países y durante dos años, 1927 y 1928, fue ayudante de Constantin Brancusi en París, donde se relacionó con otros escultores como Alberto Giacometti y Alexander Calder. También fue importante en su obra, además de la propuesta de la escultura abstracta, el surrealismo de Pablo Picasso y de Joan Miró. Pero también confluye en su obra la influencia de las obras de barro cocido japonesas, que estudió y aprendió durante un viaje realizado a Japón entre 1930 y 1931.
En 1929 realizó su primera exposición en Nueva York y en 1938 ganó el concurso para decorar el pabellón de la Agencia Associated Press en el Rockefeller Center de Nueva York, con una enorme escultura de acero inoxidable, obra que le significó el reconocimiento de la crítica norteamericana.

A partir de la década del 30 y hasta su muerte diseñó escenografías teatrales y colaboró en la coreografía de muchas obras de Martha Graham (bailarina y coreógrafa norteamericana de influencia decisiva en la danza moderna).
Desde el punto de vista estético, uno de los puntos focales de la producción escultórica de Noguchi es su trabajo con la piedra y el trabajo abstracto que realiza con ella, así como su creencia en la importancia social de la escultura. Incorpora no sólo mármol, basalto y granito, sino que explora una amplia gama de materiales, incluyendo el acero inoxidable, el hierro fundido, la madera, el bronce, la chapa de aluminio, y varios otros.
Muchos de sus trabajos están pensados como grandes esculturas al aire libre en espacios diseñados siguiendo los principios estéticos de los jardines japoneses y en relación con la arquitectura del entorno. Y otro elemento fundamental lo constituye el agua. De entre sus varios diseños de jardines destaca el Jardín delAgua, del Chase Manhattan Bank (Nueva York, 1961-1964), consistente en un espacio circular rehundido visible desde arriba y a través de la cristalera que lo rodea en la planta baja interior, que no es accesible. Allí Noguchi reinterpretó el jardín zen japonés mediante pavimentos, rocas y agua sobre un suelo ondulado: dibujó una topografía basada en la colocación de rocas de basalto sobre adoquines de granito dispuestos formando colinas cubiertas de agua surgente de una gran fuente circular.

Con respecto al diseño de muebles y luminarias, su uso del cristal en las mesas fue difundido por Herman Miller a escala mundial, y el diseño de las lámparas Akari, que desarrolló en 1951 utilizando materiales tradicionales japoneses (papel washi y cintas de bambú), sigue vigente en la actualidad.


El Museo Jardín Noguchi fue fundado por el artista en la década del 80. En los años 60 Noguchi había establecido su estudio en Long Island City, Queens (Nueva York) en un edificio industrial de los años 20. En 1975 compró otro edificio industrial cercano instalando allí oficinas y almacenes, constituyendo así el núcleo a partir del cual se creó el museo, en el que, en un espacio adyacente, Noguchi diseñó un jardín de esculturas al aire libre, cercado por un muro.
El Museo fue  abierto al público en 1985. Consta de galerías dispuestas en dos pisos, en las que se exhibe una colección permanente del trabajo del artista y colecciones temporales relacionadas con la producción artística e influencia temática de Noguchi.
El jardín incluyó muchos elementos tomados de los jardines japoneses, pero en lugar de incluir fuentes que mantienen el agua inmóvil, Noguchi diseñó una que la derrama, y que se puede apreciar en el video que incluimos más abajo.
Para finalizar, incluyo una selección de fotos tomadas durante mi visita al Museo Noguchi, en mayo de 2011, oportunidad en la que también se filmó el breve video del final.
Fuentes consultadas:
  • Álvarez Álvarez, Darío “El jardín en la arquitectura del siglo XX: Naturaleza artificial en la cultura moderna”
  • www.noguchi.org
  •  www.biografiasyvidas.com
  •  the noguchi museum (folleto del museo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada